sábado, 19 de abril de 2014

Capítulo 42: I'm yours

(Narra Harry)

Laura: ¿Qué os ha pasado? ¿Os ha caído un camión cisterna de barro encima? -la verdad es que están empapados y Liam sin camiseta-
Cristina: -se empieza a reír, se le contagia a Liam y finalmente acabamos todos riéndonos sin saber porqué- Vamos a la tienda y os lo cuento.

Empezamos a andar y en cinco minutos ya hemos llegado a la tienda. Nos sentamos en unos troncos que han preparado Li y Cris, sacamos unos bancos trípodes que traemos y extendemos una manta en el suelo.

Arturo: Bueno, ¿nos lo vas a contar?
Cristina: Si -empieza a reír otra vez-. Esta mañana, como todos sabéis, nuestra querida Laura nos mandó un mensaje a todos; pues bien, a mi me despertó, y ya sabéis lo que me gusta dormir.
Liam: Y a mi lo que me gusta verla dormir -hacemos una risa ahogada-.
Cristina: -mira a Liam con dulzura- El caso, que nos despertamos y nos fuimos a dar un paseo por los alrededores, que la verdad es que todo esto es precioso; bueno, total, que me resbalé y caí a un charco cercano a un lago. Como la suerte está siempre de mi parte, pues resultó que en vez de caer a las aguas cristalinas y puras del lago, caí al único charco de barro que había. Pero, para que no se riera de mi -señala a Liam-, le pedía que me ayudara a levantarme y...
Liam: Como no soy muy listo, le di la mano y me tiró con ella -reímos, aquella escena debió ser verdaderamente graciosa-.
Cristina: Bueno, yo voy a cambiarme, salgo en un momentito -se mete a la tienda de campaña-.
Liam: Veo que habéis venido bien preparados.
Niall: Y tanto. Yo he traído a mi pequeña por si después os apetece cantar.
Laura: ¡Yo también he traído la mía! -dice con mucha euforia-
Zayn: Perfecto, luego cantaremos.
Louis: ¿Luego? -se pone de pie- ¿Y por qué no ya?
Jasmín: Porque ahora vamos a dar una vuelta al lago -parece que ha improvisado porque nos mira para que afirmemos-.
Harry: ¡Exacto! Eso es lo que vamos a hacer -le guiño un ojo, a lo que responde con una sonrisa-.
Laura: Voy a ver cuanto le queda a Cristina -se acerca a la tienda de campaña y asoma la cabeza dentro. Me acerco a Jass, y le echo los brazos por los hombros-.
Harry: -le susurro- Eres muy buena improvisadora -se ríe-.
Jasmín: Gracias -me da un beso en la mejilla-.
Laura: ¡¡HARRY!! ¡¿Ya me estás engañando?!
Louis: ¡¡¿¿Ya me has engañado dos veces??!!
Harry: No, yo...
Laura: Tú nada. Ven Lou -lo coge de la mano-, vamos a engañarlo los dos juntos.
Harry: No, esperad.
Jasmín: ¡Que rápido te olvidas de mi! -simula que me da un guantazo y todos los demás llevan un rato riéndose-.
Cristina: -sale vestida- Wow, wow. La que se está liando aquí fuera.
Arturo: ¿No tendrás frío con eso sólo? -Cris se arregla la corona de flores y se mira-
Cristina: No Arturito. Tengo una chaqueta ahí dentro.
Arturo: No me llames así.
Cristina: ¿Y qué me vas a hacer?
Arturo: -la mira- Tú ya lo sabes -ambos se ríen-.
Jaiden: ¿Pero Cris no era novia de Liam? -mira a Nicky-
Nicole: Sí, Arturo es su amigo de la infancia -hablan casi susurrando, los puedo escuchar porque los tengo cerca, si no nadie se entera-.
Zayn: No le encuentro la gracia...
Laura: Sólo unos pocos lo sabemos.
Louis: ¿El qué?
Arturo, Laura y Liam: El punto débil de Cris -se miran y se ríen-.

(Narra Troy)

Estoy un poco decepcionado, la verdad. Encima de que mi vuelo se ha atrasado a la mañana siguiente, no he podido conocer a la que será mi hermana. Cabizbajo y pensativo, camino despacio hasta el coche y subo en él, pasando por los mismos prados que hace media hora, vuelvo al pueblo dónde está mi hotel. Esta vez me fijo más en el pueblo, con casas exactamente iguales, que esta desierto. El sol está justo encima de mí y la luz penetra al interior del coche, dañándome los ojos, por lo que me pongo unas gafas de sol. Una vez protegido de los rayos solares, giro el coche por una calle con un gran parque, y justo enfrente esta el hotel. Mientras aparco el coche, las preguntas no paran de venir a mi cabeza. ¿Por qué mi madre esta tan interesada en esta chica? Nunca se le había ocurrido adoptar a alguien, y cuando sueles acoger a una persona para que sea de tu familia, se suele hacer con alguien pequeño o incluso un bebé, no creo que vaya a escoger a una de siete u ocho años. La vi entusiasmada y quería un miembro nuevo pero pequeño. Espero que no haya cambiado de idea. El caso, que no sabré la edad de mi nueva hermana. “¿Por qué –pienso, entrando ya al hotel por la puerta que lo conecta al parking- quiere a esta chica en especial y como sabe de su existencia?''

Subo las escaleras y me adentro en mi habitación, la 214. Esta tal y como la deje esta mañana, con la maleta ya hecha al lado de la cama, mi móvil en la mesilla color rojo sangre que esta detrás de la maleta y la chaqueta sobre la cama. La habitación en si es bastante bonita y acogedora. Consiste en paredes blancas como la leche, sabanas rojas al igual que los muebles (una mesita de noche, una estantería con libros y una mesa con una tele enfrente de la cama y varias sillas de madera roja y cojines blancos) la moqueta de un verde con algo de azul y una neverita blanca debajo de la mesa de la tele. Encima de la cama, hay un cuadro de una rosa con los mismos tonos de la habitación y en la pared de la izquierda, una ventana da vistas al parque.
Me tumbo en la cama apartando la chaqueta de un manotazo y miro a la gran lámpara dorada del techo. Deben ser las dos de la tarde pero no tengo nada de hambre, aunque no haya comido nada por la mañana.



Me despierto sobresaltado, ya es de noche y mi estomago ruge como una pantera. Estiro la mano y con la punta de los dedos hasta poder cogerlo y miro la hora “21:08” ¿tan tarde? Hace nada eran las dos y ahora las nueve, increíble.
Me levanto poco a poco ya que mi cuerpo parece pesar 20 kilos más de los que suele pesar. Cuando por fin consigo ponerme en pie, me lavo la cara y, agarrando mi chaqueta y mi móvil, me voy al restaurante del hotel. Una vez allí pido todo lo que veo y al cabo de un rato, cuando viene el camarero con todos esos manjares, mi estomago ruge aún más.
Como si no hubiese comido en años y una vez acabado, dejo en la mesa un papel con el número de mi habitación y algo de propina. El problema ahora es ¿cómo voy a dormir? Y de hecho estoy en lo cierto, ya en mi habitación con el pijama puesto, duchado y metido en la cama, no puedo dormir. Estoy dando vueltas entre la sabanas durante una hora, quizá dos. Entonces me levanto a beber algo pero sigo teniendo el mismo sueño que antes: nada. Y entones pienso en Theresa.
Ella es como la dama de llaves de casa, se ocupa de tenerla recogida y presentable ya que mi madre se pasa el día trabajando y mi padre murió cuando yo tenia siete años. Ella tiene mi edad, 19 años. Es amable y simpática, yo la considero como de la familia pero mi madre es muy estricta con ella.
Aún recuerdo cuando llego a casa. Teníamos 10 años y ella estaba delgada como un palillo y se le notaban los huesos por todas partes, aún así parecía que podía tirarme al suelo con solo una mirada. Sus manos y rodillas estaban llenas de heridas y las uñas negras y rotas. Su expresión era enfadada y aburrida y me miraba como si fuese un enorme grano en su cara. Le traía un hombre con ropas elegante, y era muy alto. Olía a puro y por la expresión de asco y rabia de la niña, se notaba que él era la causa de que estuviese llena de moretones.
Mi madre intento cuidarla con cariño hasta que consiguió que confiase en nosotros y desde entonces se ocupa de ese trabajo. Nunca ha recibido un gran salario porque vive en mi casa y lo tiene todo allí, sus amigas y todo. Todos estamos felices.
Sin pensarlo, marco su número. Allí tienen que ser las diez de la noche, por lo que ella estará terminando de recoger las cosas de la cena. A los tres pitidos escucho su dulce voz.

Theresa: ¿Hola?
Troy: Tessa, hola, soy yo.
Theresa: ¡Troy! Oh ¿Cómo estas? ¿Qué tal todo por allí?
Troy: Pues bastante bien, a ambas cosas. El problema es que no he podido conocer a la chica ya que estaba fuera y encima mi avión se ha atrasado a mañana por la mañana y demasiado temprano para mí.
Theresa: -se escucha su risita por el teléfono- Eso me lo ha dicho tu madre, pero, que mala suerte que no hayas conocido a tu futura hermana.
Troy. Si… Oye, ¿tú no estarás ocupada verdad? No vaya a ser que te moleste.
Theresa: No, no te preocupes, ya estoy casi en la cama.
Troy: Uf, vale, menos mal. Es que… necesitaba hablar con alguien que me recordara a casa.

Ella ríe y me habla de lo que ha pasado por allí durante el día. Yo le cuento mi desastroso día y entre risas y cosas absurdas, las horas van pasando.

*Muchas horas antes en una colina de Londres*

(Narra Louis)

Una vez que hemos vuelto de dar un paseo por el lago, Niall y Laura sacan sus respectivas guitarras. Todos empezamos a cantar, ya llevamos unas cinco canciones. Pero ahora se han puesto a hablar. De pronto empiezan a tocar al unísono y ella canta.

Laura: Well you done done me and you bet I felt it. I try to be chill but you're so hot that I melted. I fell right through the cracks, and I’m trying to get back.
Cristina y Laura: Before the cool done run out I’ll be giving it my best test. And nothing’s gonna stop me but divine intervention. I reckon it's again my turn to win some or learn some.
Todos:-poco a poco nos vamos uniendo- I won't hesitate no more, no more, it cannot wait I’m yours. Well open up your mind and see like me. Open up your plans and !@#$%^&* you're free. Look into your heart and you'll find love love love love. Listen to the music of the moment people dance and sing
We are just one big family. It’s your god forsaken right to be loved, loved, loved, loved. So, I won't hesitate no more -más o menos nos está saliendo bien, con algún que otro ''gallito''-, no more, it cannot wait I’m sure. There’s no need to complicate our time is short. This is our fate, I’m yours. -d-do do you but do you, d-d-do but you want to come one. Scooch one over closer dear and I will nibble your ear
Bap bap bap woooooo ho ho ooooh. I've been spending' way too long checking' my tongue in the mirror And bending' over backwards just to try to see it clearer. My breath fogged up the glass. And so I drew a new face and laughed. I guess what I'm a saying’s there isn’t no better reason. To rid yourself of vanity and just go with the seasons. It’s what we aim to do. Our name is our virtue. I won't hesitate no more, no more, it cannot wait I’m yours. Well open up your mind and see like me. Open up your plans and !@#$%^&* you're free. Look into your heart and you'll find, that the sky is yours -veo que Hazza se aleja del grupo-. So please don’t, don’t please don’t. (There’s no need to complicated). Cause our time is short. This is, this is, this is our fate. I’m yours -termino de cantar con ellos y me voy con Harry-.

Louis: Hey, ¿qué te pasa? -me siento junto a él- Últimamente te veo muy pensativo...
Harry: Me acordé de ella, es simplemente eso. No me gustó como acabó todo. Y ahora no se donde se encuentra. Está como en paradero desconocido...
Louis: Ya, acabasteis de una manera realmente mala -río al recordar aquella escena-. Me encantó cuando te tiró el batido por los pelos y tú te pusiste a chillar como una chica. Menos mal que os grabaron, me habría perdido unos de los momentos más humillantes de tu vida.
Harry: Ya, gracias.

La verdad es que fue un poco humillante, pero tanto los chicos como yo, sabemos de sobra que esa chica era muy importante para él y que ese momento marcó su vida.

Louis: Lo siento... ¿Crees que aún se acuerda de ti?
Harry: No lo sé, la última vez que nos vimos sólo teníamos catorce años y yo ya tengo veinte.
Louis: Como pasa el tiempo... ¿Sus padres siguen viviendo en la misma casa?
Harry: Lo más probable es que sí. Terminaron de pagar la hipoteca al poco tiempo de esa discusión con ella. La casa ya era suya, no creo que se hayan marchado a otra teniendo esa en su propiedad.
Louis: Pues ya está, llama a su casa e intenta ponerte en contacto con ella.
Laura: ¡¡¡¡QUÉ CUCHICHEÁIS!!! -nos sobresalta a ambos, quedando Harry en mis brazos, en modo princesa, o cuando el novio coge a la novia- Qué nenazas sois.
Harry: Eh eh eh, nosotros de nenazas no tenemos nada.
Laura: Sobre todo tú ricitos de chocolate. Eres más que un nenaza, mírate, en los brazos de Lou -se baja de él y se acerca a mi-.
Harry: A mi no me llamas nenaza o...
Laura: ¿O qué? ¿Qué me vas a hacer listo? -se acercan ambos, Lau pone su cara muy cerca de la de él. Me mira y me guiña un ojo; señal de que se va a divertir o de que la va a liar un rato. Vuelve la mirada hacia Hazza, él coloca un mechón de pelo de ella detrás de su oreja. Se acercan más, él cierra los ojos, y ella casi, pero no. Se separa y mira a Harry que está de morritos, se ríe y él abre los ojos- Anda, vamos, que nos esperan para comer -y se va-.
Harry: JO-DER -dice aún en estado de shock-.
Louis: -me acerco a él riéndome- Anda vamos, parece que nos ha tocado una Laura rebelde.

Llegamos con los demás y nos sentamos todos juntos.

Zayn: -al parecer ha ido a atender una llamada, ya vuelve con nosotros- Chicos -nos mira con una expresión muy sera-, ya tenemos fecha para la gira.

2 comentarios:

  1. Se puede saber que canastos son bancos tripodes?!?
    Que vocabulario la virgen..
    Oyes chicas quien es la chica deconocida de Harry.. osea yo quiero saberlo porfiii xd

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJAJA ¿A QUE SI? te juro que le dije lo mismo a Cris cuando lo escribio y, aun ahora, no se que es un banco tripode. Pero bueno, la palabra es muy cool ¿no? jajajaja
    -Lou

    ResponderEliminar