domingo, 27 de abril de 2014

Capítulo 44: Pulseras especiales, una despedida complicada, cenas de lujo y un aterrizaje costoso.



(Narra Zayn)

Llegó el día de marcharse. Eso conlleva muchas cosas, tanto buenas como malas. Las buenas es que vamos a poder disfrutar haciendo lo que más nos gusta, que es cantar, y, sobretodo, hacerlo para nuestras fans. Lo malo es que vamos a tener que separarnos seis meses mínimo de las chicas...
Las conocemos de menos de un año y han cambiado totalmente nuestras vidas. Quizás el verano pasado haya sido uno de los mas memorables.
Termino de hacer la cama y abro las ventanas; anoche nos quedamos todos a dormir en casa de Liam, él es muy madrugador y muy responsable, sabíamos perfectamente que no nos iba a dejar llegar tarde, por lo que nos pusimos de acuerdo para despertarnos a la misma hora y no nos fuimos muy tarde a dormir. La verdad es que me duele un poco la espalda, pero no por la noche de hoy, sino por la de hace tres días, cuando dormimos todos en tiendas de campaña, en aquella montaña. Aunque se curará pronto porque Simon nos hará una revisión médica antes de llegar a Laos, país costero cerca de India. Simon ha incluido también una pequeña gira por Australia, que será después de la de la India, para así poder recoger a nuestros teloneros. No me gusta como suena eso, porque más que nuestros teloneros, son nuestros amigos. Tanto Luke, Calum, Michael como Ashton son unos grandes artistas, al igual que nosotros, y les tenemos mucho respeto.

Hace un día brillante, la primavera empieza a llegar, y con ella, las flores empiezan a florecer como puntitos de colores sobre un lienzo verde. Es verdaderamente bonita, es la estación más adecuada para pasear e ir de fiesta, pues no hace ni calor ni frío. Hace siempre una temperatura muy agradable.

Louis: -entra a la habitación- Colega, ¿has terminado ya? Liam nos está metiendo prisa. Dice que aunque queden dos horas para irnos, tenemos que salir ya.
Zayn: Sí, me queda meter una poca de ropa y ya termino.
Louis: Ah, pensaba que me ibas a decir que te faltaba todo el neceser.
Zayn: No, eso lo arregle anoche antes de irme a dormir.
Louis: Menos mal. Harry se ha acordado ahora y le va a dar un chungo -nos reímos-. Bueno, te esperamos abajo.
Zayn: Vale.

Lou no se limita ni a cerrar la puerta, y se lo agradezco. Doblo tres camisetas más y las guardo en la maleta. Recojo de la silla la chaqueta de ''universitario'' y la coloco bien. Cierro la maleta, cojo el móvil, las llaves y la cazadora negra. Bajo la persiana y recorro el pasillo hasta llegar a las escaleras. Abajo están todos menos... ¡¿Liam?! Woah, esto si que no me lo esperaba. Dejo mis cosas junto al sofá y miro extrañado a los chicos.

Zayn: ¿Y Li?
Harry: Ha ido a por yo no se que que se le ha quedado arriba y a por una colonia.
Liam: -apenas tarda y llega corriendo- Ya estoy. ¿Vamos?

Metemos todas las cosas en el coche y nos dirigimos al aeropuerto. Allí, tan puntuales como siempre y seguro que por Laura, están las chicas. Están decaídas, tenemos que animarlas.

Laura: Parece mentira que hace nada se fue Lourdes y ahora vosotros....
Niall: Al menos tenemos una hora y media para desayunar juntos.
Nicole: Pues sí. Nos ha gustado aquella cafetería de allí.
Harry: Pues no se hable más, vamos.

Es un lugar pequeño, con poca gente y mesas apartadas, donde nadie nos pueda molestar. Que atentas son. Pedimos los cafés y se nos pasa una hora muy rápido, apenas hemos hablado nada. Llega la hora de embarcar...
Nos acercamos a la puerta de salida con destino a Laos. Llegó la dura despedida, y este año más todavía...

Jasmín: Os vamos a echar muchísimo de menos.
Niall: Y nosotros a vosotras...
Cristina: Queríamos que durante vuestra gira tuvierais algo nuestro. Ayer estuvimos buscando entre nuestros abalorios algunas piezas para poder haceros esto -nos muestra dos pulseras, Lau, Nicky y Jass tienes otras en sus manos. Son todas diferentes-. Lleva un poquito de cada una y también de Lou. Laura y yo teníamos una pulsera suya y añadimos también algo. Son todas diferentes y únicas.
Louis: No os teníais que haber molestado.
Laura: No es una molestia, es todo un gusto -me coloca la pulsera-. Tened cuidado, ¿vale?
Zayn: No te preocupes pequeña, estaremos bien. Cuidaros vosotras -me da un abrazo y yo se lo devuelvo-.
Nicole: -le coloca la pulsera a Hazza- Prometimos llevarnos bien ,¿no? Nunca pensé que diría esto pero echaré de menos pelearme contigo.
Harry: Cuando vuelva estaré con mucha energía para una pelea -se abrazan-.
Jasmín: Louis, pequeña zanahoria -le pone la pulsera y lo abraza rápidamente-. Quiero tu pijama de cangurito -se ríen-. Te echaré de menos.
Laura: Rubito, siempre te quiero ver con una gran sonrisa, las fans asiáticas lo esperan -le guiña un ojo y le entrega la pulsera-. Volved pronto.
Niall: Ven aquí Laurita -la abraza-.
Cristina: Esta es para tí -se la pone-, espero que os acordéis mucho de nosotras. Te voy a echar muchísimo de menos. No olvides que te estaré mandando mensajes para preguntar como estáis.
Liam: Contestaré a cada uno de ellos. Sé que te acordarás de mi y por nada del mundo quiero que llores por que no esté a tu lado. Es más siempre lo estaré. Te he traído esto. Lleva mi colonia, para que aunque esté lejos, sientas que me tienes al lado y me puedes abrazar. Quiero ser el Batman que esté siempre contigo, aunque no pueda...
Cristina: Ya lo eres -le besa-.

Terminamos de despedirnos todos y empiezan a llamar a los pasajeros para nuestro avión. Llegó la hora de irse.

Harry: Os queremos -les tira un beso a todas y ellas hacen como si lo atraparan-.
Nicole: Cuidaros mucho.
Louis: Y vosotras.
Laura: Mandarnos fotos.
Zayn: Lo haremos -y como si estuvieran coordinadas, nos hacen un corazón cada una con sus manos. Nosotros respondemos de la misma forma y nos vamos alejando poco a poco mientras ellas nos despiden con suave movimiento de mano-.

(Narra Theresa)

Siempre solemos tener la típica charla que parece que estamos saliendo, pero no es así. Y parecemos novios más que amigos casi hermanos, no podía haber elegido uno mejor, es atento, gracioso, cariñoso, es protector pero sin pasarse, le preocupa que la gente haga daño a las personas a las que ama.

Theresa: Oye Troy, ¿cómo crees que es la niña que adoptará esta vez mamá? -otra vez, recuerdo cuando llegué a esta casa y me encontré a un Troy de diez añitos-.
Troy: No se, pero creo que será una niña pequeña, se le ve con ganas de una así...
Theresa: Pues sí... ¿Vamos en tu coche?
Troy: Sí, lo tengo fuera.

Salimos fuera en silencio, se me hace algo incómodo. Tan caballeroso como siempre, abre la puerta del copiloto para que entre y cuando me acomodo dentro, la cierra. Creo que podríamos ir juntos a...

Theresa: Oye, el sábado dan una fiesta. ¿Te apetecería venir conmigo?
Troy: ¿El sábado? No puedo ir. Me vuelvo para España el jueves. A ver si esta vez tengo suerte y encuentro a la niña que le ha gustado a mamá.
Theresa: Jo... Bueno, pues ya quedaré con alguien.
Troy: ¿Por qué no quedas con Ryan? Parece un buen tipo.
Theresa: Y lo es, pero no se, hace varios meses que no lo veo.
Troy: Mejor, así tenéis más de lo que hablar.
Theresa: No sé... Le preguntaré. Aún así quería que vinieras, hace tiempo que no salimos juntos de fiesta.
Troy: Yo también quería ir pequeña. Te prometo que cuando vuelva vamos a todas las fiestas que quieras -me agarra la mano y yo la aprieto. Me encanta tenerlo cerca, es como mi ángel de la guarda-.
Theresa: ¿A dónde vamos a ir a cenar?
Troy: Eso es una sorpresa.
Theresa: Me dan miedo tus sorpresas, ¿lo sabes? -se ríe-
Troy: Sí, algo me han dicho.

Pone música y el trayecto se pasa rápido, cantamos todas las canciones que salen en la radio, de vez en cuando me cuenta cómo es España y cuál es su modo de vida.

Troy: Pues ya hemos llegado.
Theresa: No me puedo creer que me hayas traído aquí. Es demasiado elegante.
Troy: ¿Prefieres McDonnal's?
Theresa: -me río- Me da igual. Con tal de tener un rato juntos.
Troy: Entonces, vamos. Tenemos una mesa reservada.

(Narra Laura)

Ya van seis fuera. Espero que no nos tengamos que ir ninguno más.  Que mala noche hace. Toda cerrada y lluviosa. Me pongo un vestido cómodo y me siento en la cama. Pienso en todo lo que está pasando estos días. Tanta movida, tantas despedidas...
Hay algo que me saca de mis pensamientos, y es el leve sonido de una piedrecita en mi ventana. ¿Quién es? Me levanto mientras otra piedra da contra el cristal. ¿Quién sería capaz de venir hasta aquí con lo que llueve? Abro la ventana y no me puedo creer que esté aquí.

Laura: ¿Qué haces? ¿Te has vuelto loco? ¡Con la que está cayendo!
…: ¿Bajas o no? Se que necesitas hablar, es un sexto sentido.
Laura: Ya voy -bajo las escaleras corriendo y me dirijo al jardín sin ni siquiera ponerme zapatos. Cierro la puerta y rápidamente voy con él-. ¿Por qué has venido?
….: Ya te lo he dicho. Bueno, aparte que me acordé de cuando éramos pequeños y te gustaba bailar bajo la lluvia. Y necesitas hablar un poco. Hoy se han ido los chicos.
Laura: Mi Arturito, estás siempre en todo.
Arturo: Te escucho.
Laura: Son muchas despedidas para tan poco tiempo. Sólo espero que no hayan más.
Arturo: ¿Cómo está Cris?
Laura: No lo sé, no la he visto.
Arturo: Vaya... Quizás deba verla a ella también.
Laura: Quizás. Desde que llegamos se fue a su habitación y no ha salido.
Arturo: ¿Crees que aún se acuerda de...?
Laura: No creo... han pasado muchos años de eso. Ya somos adultos.
Arturo: Le hicimos daño... hay heridas que tardan en cerrar.
Laura: Arturo, teníamos ocho años.
Arturo: Siempre la dejábamos excluida. Es decir, nosotros siempre hemos estado muy unidos y con ella era todo muy distinto. No se...
Laura: Tampoco la teníamos excluida. Sólo que nosotros juntos nos llevábamos mejor y cuando estábamos los tres era diferente. Es normal. Además, que ya ni se acordará. Tu tranquilo.
Arturo: Eso espero... Cambiemos de tema.
Laura: Mejor. Bueno, cuéntame que es lo que haces por aquí.
Arturo: La verdad es que mi vida por aquí, al principio todo era aburrido sin vosotras. Pero me terminé acostumbrando. Hice amigos, hablaba el idioma y después llegó...
Laura: Llegó el amor.
Arturo: Exacto. Lo he pasado mal con eso...
Laura: Lo sé.
Arturo: Oye, ¿qué te parece si...?

Sin terminar la frase me coge de la cintura y empieza a dar vueltas bajo la lluvia. Como echaba de menos esto momentos. Nos empezamos a reír y casi nos caemos. Me baja y empiezo a saltar. Ya me da igual todo. El vestido está empapado, al igual que mi pelo y todo mi cuerpo. Arturo también está muy mojado. Y es que la lluvia a empezado a caer más fuerte.

Laura: Me encantan estas conversaciones en las que empieza todo muy normal y luego pasa a juego -sin notarlo he empezado a gritar y él se ríe-.
Arturo: -habla en mi mismo tono- A mi también. Las echaba de menos.
Laura: -me río y sigo dando vueltas- Por esto me encanta Londres.
Arturo: -se ríe- Vamos, salta.

Lo hago y mis piernas rodean su cadera y mis abrazos a su cuello. Empieza a dar vueltas y lo miro. Es una escena muy romántica y por un impulso, lo beso. Él empieza a parar pero sin soltarme. Y nos seguimos besando, como una pareja de enamorados que disfrutan de la lluvia juntos. Me separo y me bajo. Ahora me avergüenzo.

Laura: Lo siento.. yo... No debería de haber hecho eso...
Arturo: Está bien. Es normal. Siempre hemos tenido esa libertad. Ahora no va a ser diferente. Estás roja -se ríe y noto como mis mejillas empiezan a arder, como si cada gota que llegara a mi cara se evaporase-.
Laura: Tienes razón. Vamos a entrar ya. Te dejaré ropa de.... no se de quién. Aquí no viven chicos. Pero ya encontraremos algo.
Arturo: ¿Me invitas a casa? ¿Después de lo que ha pasado aquí fuera? No sé si me podré controlar teniéndote tan cerca. ¿Y si me entran ganas de besarte otra vez? -lo beso. Dura unos pocos de segundos y después lo miro-.
Laura: Siempre hemos tenido esa libertad -digo imitándolo-.


(Narra Liam)

Menudo viaje, el avión se ha pasado media hora para intentar aterrizar. Lo mejor, es que ya estamos en la motorhome, con todo colocado en su sitio y listo para el primer concierto en Vientián, capital de Laos. Más tarde iremos a Nueva Delhi, capital de la hermosa India. Finalmente iremos a Sídney a por Luke, Calum, Michael y Ashton para continuar con nuestra larga gira de seis meses. Se pasará rápido.

Zayn: Bueno, chicos, ya hemos empezado de nuevo -se sienta al rededor de la mesa junto a nosotros-.
Niall: Pues sí. Tengo ganas de ver a los chicos de 5 Seconds Of Summer.
Louis: Yo también.
Harry: Debería haberla llamado.
Liam: ¿A quién?
Louis: ¿Qué es, lo del día de la montaña?
Harry: Sí, ahora tendré que esperar seis meses...
Zayn: ¿Se puede saber de qué narices habláis?
Louis: ¿Os acordáis de cuando vimos un vídeo de Harry con una chica...?
Niall: ¿La del batido?
Louis: Sí.
Liam: ¿Qué pasa con ella?
Harry: Acabamos fatal y quiero volver a hablar con ella. Teníamos muy buena amistad, y yo le fallé cuando más me necesitaba.

1 comentario:

  1. Jo.. que monas son con las pulseras y Liam... es NUESTRO batman eeeh asi que a compartir jajajaja xD
    Laura y Arturo?! Desde cuando esas confianzas.. y.. LAURA TE PUEDES DEJAR DE BESAR CON HARRY, ARTURO... etc pero esto que es?!!? Deja a las demas hombre x)
    Oye, yo quiero saber quien es la chica del batido.. cuando sera eso? Espero que pronto :)
    Por cierto el siguiente lo espero eeh SIGUIENTE CAPITULO que no se os olvide vale? ea' ya esta.
    Besos xx

    ResponderEliminar