lunes, 22 de julio de 2013

Capítulo 21: No te das cuenta.



(Narra Liam)

La he encontrado, esta aquí, entre mis brazos, llorando pero sana y a salvo. Después de media hora buscándola desesperadamente por medio Londres, pensando que se había podido perder o cosas incluso peores, y solo estaba en un Starbucks.

Liam: No lo vuelvas a hacer –le susurro en el oído-. Por favor, estaba muy preocupado.
Cristina: Todo ha sido por tu culpa –dice con un hilo de voz-. Todo ha sido culpa tuya –cada vez levanta mas la voz y comienza a darme golpes en el pecho-. Todo ha sido por tu culpa ¡Por tu culpa! ¡Tú tienes la culpa de todo! –en pocos segundos sus ojos están bañados en lágrimas. Una tras otra se resbalan por su mejilla-.

Me quedo paralizado ante aquellas palabras, sin poder moverme, mirando a la nada, desconectando del mundo, olvidando todo lo que me rodea, ahora ni siquiera escucho su voz, su dulce voz que ahora esa llena de rabia, sus golpes no me duelen aunque esas palabras se han clavado en lo más profundo de mí, retumbando por mi cabeza y chocándose con mi corazón. Nada tiene sentido, esa pieza no encaja en este puzzle. ¿Qué se supone que he hecho? No lo puedo recordar, no me acuerdo de nada. Solo quiero que conteste a mi pregunta.

Liam: ¿Por qué? –digo en voz alta-.
Cristina: ¿Por qué? Es que no te das cuenta, ¡no te das cuenta de nada! –se intenta secar las lágrimas pero no puede porque unas nuevas sustituyen a las de antes-. Todo lo que te dije en mi habitación, sobre aquel chico. No te diste cuenta de que eras tú, ¿verdad? Tú eres ese chico, el que me roba el aliento con una mirada, el que no se va de mi cabeza, ese chico que hace que me derrita cuando sonríe, el que me produce millones de mariposas, el que me alegra todas las mañanas. Eres tú, tú eres el chico del que me he enamorado. Ni siquiera te diste cuenta cuando estuvimos apunto de besarnos, allí, en mi habitación. Creía que escuchabas lo rápido que me latía el corazón, tenía miedo de que lo escucharas. Tenía miedo de que me rechazaras, me sentí bien al confesarte lo que sentía, al decirte lo que eras para mí. Pero ya veo que no te das cuenta de nada. He tenido que decirtelo y todo, he tenido que confesarte en mitad de una calle que te quiero, es más, que te amo. Y si quieres lo grito a los cuatro vientos, ¡te quiero Liam Payne! Me parece de lo más horrible que no te hubieras dado cuenta…

Esto es un sueño, estoy soñando. La chica de la que estaba enamorado desde el primer momento que la ví me acaba de confesar lo que siente. Esbozo una sonrisa, me acerco a ella, e instintivamente, la beso.
Nuestros labios se unen en un tierno beso. Su cuerpo, antes tenso, se va relajando poco a poco. Le abrazo por la cintura y ella rodea mi cuello con sus brazos y juega con mi pelo. Deseaba tanto hacer eso, y por fin lo he conseguido, tengo entre mis brazos a la chica más perfecta del mundo. Ambos tenemos los ojos cerrados, no puedo calcular el tiempo que estamos besándonos, parece eterno, no me quiero separar de ella. Pero, de pronto, abre los ojos y me aparta de ella con un brusco empujón. Da un paso atrás y levanta una ceja, desafiante.

Cristina: ¿Pero tú de qué vas?
Liam: ¿Qué?
Cristina: ¿Eres tonto o qué te pasa? –le intento cortar pero sigue hablando-. Primero tonteas conmigo en casa de Nicole, me haces cosquillas, te ríes conmigo y todo eso. Y ahora, por arte de magia, aparece una chica que te saca esas estúpidas sonrisas y te pones a acariciarle el pelo en mis narices como si yo no estuviera delante, y encima vienes y después de que te lo confieso todo para que me digas de una puta vez si sientes algo por mi o simplemente me estas utilizando,  me besas. ¿Te piensas que soy imbécil? No me vas a hacer mas daño, no quiero volver a saber nada de tí. Espero que estés contento.
Liam: -se da la vuelta y camina con paso seguro y ligero- ¡Cristina! –le llamo cuando esta un poco lejos, pero ella no se para ni me mira, solo levanta su dedo corazón y sigue andando. Sonrió ante su gesto y salgo a correr hasta ponerme frente a ella y no le dejo pasar-.
Cristina: Apártate –dice seca.
Liam: Espera por favor.

Pasa por mi lado y sigue hacia delante. Por suerte la logro coger de la muñeca.

Cristina: Suéltame –intenta zafarse de mi agarre-.
Liam: No.
Cristina: He dicho que me sueltes.
Liam: Y yo te he dicho que no – vuelvo a besarla y la suelto-.

Cuando nos separamos intenta darme un torazo, cosa que esquivo.

Liam: Escúchame por favor.
Cristina: No estoy sorda, te puedo escuchar, otra cosa es que te haga caso.
Liam: Me basta. Cristina, tú eres a la única que quiero…
Cristina: Sí, yo, esa tal Nicola y, ¿cuántas mas? –yo me río ante el comentario, ella pone los ojos en blanco y se cruza de brazos-. No sé que te hace tanta gracia.
Liam: Cristina, esa tal Nicola, como tú la llamas, es mi hermana. –me doy cuenta como su cara palidece y empieza a abrir los ojos lentamente, qué graciosa está-. Apenas la veo por las giras y todo eso. Siempre que me llama me alegro, así qué imagínate como me he puesto al verla hoy, bueno, ya lo has visto. Y sí, la quiero mucho, muchísimo, pero como hermana, porque es mi hermana.

Cuando termino de hablar, Cris me mira como si fuese un fantasma y de repente, empieza a reírse como una loca, yo le miro extrañado.

Cristina: -cuando ya termina de reírse- No me lo puedo creer, ahora todo tiene sentido, ella es tu hermana. –se da un golpe en la frente-. Seré estúpida. ¿Cómo pude estar celosa de tu hermana? Y pensar que te iba a pegar un tortazo, ¡a tí! No me lo habría perdonado. Enserio, cada día se me va más la pinza. Idiota, idiota, idiota… -repetía susurrando y dándose golpes con la palma de la mano en la frente-.
Liam: -le agarro la mano para que no se de mas golpes y le abrazo- tu no eres idiota, yo sí. Te tendría que haber dicho lo que siento por tí antes y no haber jugado con tus sentimientos. He herido a la chica que más quiero y eso no me lo perdonare nunca.
Cristina: -se separa de mi y me besa- No eres un idiota eres mi idiota.

Tras acabar esa frase unimos nuestros labios en un dulce beso. Cuando estoy con ella se me olvidan todos los problemas; no existe nadie más, se me olvida el mundo que nos rodea, sólo ella y yo.

7 comentarios:

  1. OOOOO MADRE MIAAAAAA ALFINNNNNNNN DESPUÉS DE TANTO TIEMPO SE BESAN . CRISTINAAAA PARA CUANDO ESE MARATÓN, TENGO GANAS DE SEGUIR LEYENDO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Pues creo que al final lo voy a subiir para mi cumplee(:
      Gracias por leer cariñoo:)

      Criis(;

      Eliminar
  2. Carmen: Me encanta vuestros capitulos, me encantan todos y ahora a esperar al proximo.
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegroo de que te gusten guapa(:
      Graciias por leer la novela.

      Cris(;

      Eliminar
    2. AWW! Como te quiero Carmen <3 gracias por leer preciosa.
      Lou Xx

      Eliminar
  3. Holi :) Soy Susana una nueva lectora, me encanta vuestra novela :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar Susi, que sepas que te quiero mucho <3
      Te amodoro. Lou Xx

      Eliminar