domingo, 8 de junio de 2014

Maratón: Capítulo 45: ¡Quiero una tortilla de patatas!



(Narra Nicole)

Llegó el día. Por fin una fiesta, que ganas tenía de una. Me recojo el pelo en un moño que a simple vista parece complicado, pero en realidad es muy sencillo. Hemos quedado en ponernos todas pantalones vaqueros y camisa blanca. Por supuesto, tacones y peinados distintos.
Me coloco bien la bata y salgo al pasillo; alguien ha tocado. Será Jaiden o Arturo. Bajo corriendo y al abrir los encuentro a los dos hablando muy normales y animados, como si se conocieran de siempre; me gusta que se lleven bien. Y sin saber por qué, siento una alegría interna enorme. Me acerco a ellos, los saludo y les digo piropos de lo elegantes y guapos que están; todo lo elegante que se puede ser con unos vaqueros, una camiseta y una americana.

Jaiden: Tú también estás muy guapa -me besa-.
Nicole: Sí, con una bata. Anda, pasad. Termino de arreglarme y bajo con las chicas.

Pasan al salón y se sientan. Subo corriendo y aviso a las chicas para que se den prisa. Entro a mi habitación rápidamente me visto, dejo los tacones a un lado para después ponérmelos. Me pongo frente al espejo y retoco mi maquillaje, hay algo, mejor dicho alguien, detrás de mí.

Nicole: ¿Qué haces aquí?
Jaiden: Lau y Cris ya están abajo. Te echaba de menos y no aguantaba estar sin mi idiota.
Nicole: ¿Tu idiota? -finjo que me molesta y que me enfado-
Jaiden: -me coge de la cintura y me tira en la cama, quedando él sobre mí- ¿Te has enfadado? Yo que tu no lo haría.
Nicole: ¿A no? ¿Y eso por qué?
Jaiden: ¿De verdad quieres saberlo? -asiento desafiante; se acerca lentamente a mis labios, me besa con intensidad, siento como el ambiente empieza a calentarse-
Cristina: Ma-ma -me separo de Jaid y la miro, menuda cara tiene...-. Vámonos nosotros y dejemos a estos aquí.

(Narra Laura)

La fiesta está bastante bien, el local es enorme y la decoración espectacular. Hay muchísima gente, y lo mejor es que no conozco a nadie. A hacer amigos se dijo. Me voy a la barra y espero a que el  camarero me atienda.

…: Buenas noches señorita Delgado -esa voz...-.
Laura: -me giro- Hola. ¿Nos conocemos?
….: -la verdad es que me es familiar su cara y su voz- Bueno, por lo que veo, sin el traje de cartero no me reconoces.
Laura: -¡es él!- Pues la verdad es que no. Hola -se ríe y lo saludo con dos besos-. Ah, me puedes llamas Laura o Lau, no tienes por qué llamarme por mi apellido.
…: Está bien. Yo me llamo Ryan.
Laura: Bueno, Ryan, ¿te apetece tomar algo?
Ryan: ¡Claro! -¡bien! ¡He hecho amigos! Que euforia jaja-

Se acerca el camarero y pedimos nuestras bebidas. Él, JB con coca cola, y yo, Malibu con piña; la verdad es que es la bebida preferida de Cris, no sé porque la he pedido. A decir verdad, me apetece algo dulce. <<Mi subconsciente>>. Le explico lo de los dos besos y él se sorprende al saber que soy española, pues dice que hablo muy bien el inglés.

Ryan: Oye, ¿qué hacías sola?
Laura: No estaba sola. Bueno, a ver, antes de encontrarte sí, pero porque mis amigas me han dejado algo tirada.
Ryan: Vaya... pues espero que no te estén buscando... esto es bastante grande -nos reímos y seguimos hablando un rato, hasta que...-.
…: Hola Ryan. ¡No esperaba verte por aquí!
Ryan: Hola Tessa. Pues ya ves, aquí estoy -ambos se ríen-.
…: ¿Quién es -dice señalándome-.... ehhmm tu... amiga?
Ryan: Ella es Laura. Lau, ella es Theresa pero todos la llamamos Tessa.
Theresa: -me da dos besos- Un placer.
Laura: El placer es todo mío. ¿Eres española? Lo digo por la forma de saludar.
Theresa: -se ha puesto algo nerviosa, como si hubiera descubierto algo que trataba de esconder- No -dice al fin muy camada-. Estuve unos años en España y se me pegó esa forma de saludar -es muy simpática-. Bueno, yo voy a dar una vuelta. A ver a quien encuentro, luego nos vemos. Adiós.
Laura y Ryan: Adiós.
Jasmín: Lau -viene jadeando-. Te he... estado... buscando...
Laura: Respira, respira. Pero, ¿por qué? ¿Ha pasado algo?
Jasmín: No, sólo te habíamos perdido y... -mira a Ryan y se acerca a mi oído y bajito me dice-. ¿Quién es este bombón?
Ryan: -se ríe- Me llamo Ryan.
Jasmín: Oh no. Me ha escuchado... Yo soy Jasmín, pero me puedes llamar Jass. Es un placer Ryan.
Ryan: El placer es todo mío.
Laura: ¿Y Nicky y Jaid? -no se como pero se lo he preguntado en español-
Jasmín: Están en una mesa un poco más allá. Te he empezado a buscar porque no quería estar de sujeta velas...
Laura: Bueno pues... -miro a Ryan que nos observa confundido y se lo resumo todo en inglés-. Nuestros amigos están un poco más allá -señalo el lugar-, en una mesa. ¿Te apetece que nos vallamos con ellos?
Ryan: Claro. No hay problema.

Vamos al lugar en el que se encuentra la parejita feliz, pero sólo encontramos a Nicole. ¿Dónde estará Jaid? Espera, ¿y Cris y Arturo? Nos acercamos a nuestra amiga y nos sentamos junto a ella. Le presento a Ryan y ella me dice que Jaid ha ido a por unas copas y que Cristina y Arturo se han ido a casa porque Cris no se encontraba del todo bien. Al parecer a bebido más de la cuenta.

(Narra Niall)

El concierto de hoy a sido agotador, muchas fans, muchos gritos, y mucha alegría. Es lo mejor de los conciertos, tener un contacto tan cercano a las directioners. Hace un mes y medio que salimos de Londres. No se está haciendo tan largo como pensaba. Luke, Michael, Calum y Ashton se unieron a nosotros los dos primeros días y desde entonces vamos juntos.

Luke: Chicos, estoy súper cansado. Han sido veinte canciones y no puedo más. Espero no quedarme  afónico. Sería un marrón de los grandes.
Harry: Pues sí, amigo. Esperemos estar bien para el siguiente concierto. Ahora toca descansar.
Liam: Estaría durmiendo semanas -suena su móvil, que está encima de la mesa, pero Michael se le adelanta y empieza a hablar él-.
Michael: Hola guapa. Te echo mucho de menos. Me preguntaba si... Claro claro, mi voz suena rara, es por los conciertos. Bueno, lo que decía, me preguntaba si te gustaría que nos casaramos. Aquí, en Pekín. Dentro de unas horas. Oh no no, no es precipitado -no podemos parar de reír-. Espera preciosa, ya te paso con Liam.
Liam: Hola Cris. Perdona, Michael ha cogido el teléfono antes que yo. Sí, es muy rápido. Claro, Michael, el de 5 Seconds Of Summer -sale de la habitación del hotel y habla en el pasillo-.
Zayn: Michael, que puto amo -se chocan las manos-.
Calum: ¿Quién era la chica con la que has habado?
Niall: Es una amiga.
Luke: Pero, Cris no es un nombre muy inglés, ¿no?
Louis: No, ella es española.
Calum: Joder con Liam. Y parecía tonto. Pues yo me apunto a ir a Londres con vosotros. Quiero pedirle que me haga una tortilla de patatas.
Harry: -nos reímos- Pues la verdad es que nunca le hemos pedido que nos haga una.
Ashton: ¿Convivís con una española y no se os ocurre pediros que os haga la comida típica?
Niall: Bueno, en realidad son cuatro.
Michael, Luke, Calum y Ashton: ¡¿CUATRO?!
Zayn: Sí, y muy guapas por cierto.
Calum: Tíos, yo me pido una.
Luke: ¿Nos enseñáis alguna foto?
Louis: Claro, mira. Esta de los ojos azules es Laura, un bombón, le encanta comer y el único que ha pillado con ella es Hazza. La de los ojos azules grisáceos es Jasmín, una chica muy misteriosa pero muy simpática y con un toque de dulzura infantil. La de los ojos más oscuros es Lourdes, con un pasado al parecer horrible y que aún no sabemos, poco organizada pero muy agradable. Y por último, la de los ojos chocolate, Cristina, es muy sentimental, pero divertida como una niña pequeña.
Zayn: Laura es como una madre, madrugadora, responsable. Jasmín es la hermana mediana, con ese toque adolescente y alocado. Lourdes es una hermana mayor, seria cuando hay que serlo y fiestera en los momentos necesarios. Cristina es la niña pequeña, pero tiene sus puntos de mucha comprensión y entendimiento. Son un pack, si falla una, fallan todas. Luego está Nicole, que es inglesa, pero no es tan tiesa como todas, ella tiene una gran rebeldía.
Calum: A mí me ha gustado Laura, si le gusta comer seguro que cocina súper bien.
Ashton: A mí me atrae Lourdes. Necesito una adolescente que le ponga drama y entusiasmo a todo -dice colocándose la capucha y sonriendo-.
Michael: Pues yo... elijo a Jasmín, parece muy simpática.
Luke: Pues yo me quedo con Cris, seguro que nos llevaremos muy bien.
Niall: Pues vas a tener un problemón Luke. Ya está pillada.
Luke: ¿A sí? -asiento- ¿Y quién es el chico?
Harry: Liam.
Luke: Bueno, la compartimos, que seguro que no le molesta -se levanta y abre la puerta, se ve a Liam entretenido hablando-. Un momento amigo. Hola Cris, soy Luke. Bueno pues que queremos a unas españolas y a mí me has gustado. Así que Liam y yo te compartimos, ¿vale? -Li abre los ojos como platos- Ah, cuando vallamos a Londres, ¿me harías una tortilla de patatas? ¿Enserio? Oh, te quiero. Bueno mejor me voy ya que tu novio me mata con la mirada. Adiós.

No podemos parar de reír, ha sido totalmente inesperado. Me hubiera gustado ver la cara de Cris. Podríamos hacer una conferencia por Skype. Enciendo el móvil y voy a la app. Tengo suerte, pues Nicole está conectada. Hablo un par de minutos con ella y pongo el móvil en la mesa, donde pueda ver a todos los chicos.
Hablamos durante horas, echaba de menos escuchar sus voces. Las hemos llamado dos veces, apenas tenemos tiempo y Liam siempre habla con Cristina, así que mientras sepamos que están bien y ellas sepan que nosotros también, no importa lo demás y es mejor no molestarlas.
Los chicos también se ven muy contentos, y ellas muy afortunadas (por lo que dicen) de poder hablar con 5 Seconds Of Summer. Ellos dicen que cuando se acabe la gira irán por allí.

(Narra Jasmín)

Hacen ya cuatro meses que no vemos a los chicos. Los echo mucho de menos, las tonterías de Harry y Louis, la protección de Liam, la mirada de dulzura de Niall y la risa sensual de Zayn. Estos días pasados se me han hecho largos sin ellos. Las chicas no han salido mucho, por lo que me han dicho. Cristina y Laura se han estado sacando el primer año de carrera y han tenido que estudiar mucho. Me dijeron dentro de dos semanas irán a dar una vuelta por el centro y quieren que vaya con ellas. También he hablado mucho con Lourdes, hemos podido conectarnos por Skype y nos hemos unido mucho. Dice que por allí todo le va bien, pero tiene ciertos problemas con Clara, su tía. No me ha dado muchos detalles. Y también dice que su compañera, al parecer sus vecinos se fueron y dejaron a la niña allí y ella la llama compañera de habitación, y ella, están muy unidas.
Mi móvil comienza a sonar. ¿Quién será? En la pantalla leo su nombre y descuelgo.

Jasmín: Hola Cristina preciosa.
Cristina: Hola Jasmín guapísima y mentirosilla.
Jasmín: Ya sabes lo que pienso de eso.
Cristina: -se ríe- Ya, lo sé. ¿Estás libre esta noche?
Jasmín: Sí, estoy en casa. ¿Por qué?
Cristina: No quiero que estés sola y había pensado en irme a dormir contigo. Como si fuera una mini fiesta de pijamas. Si no te importa, claro.
Jasmín: Claro que no. Me parece una idea genial. Voy a preparar una cama al lado de la mía, te dará tiempo a llegar. Te espero.
Cristina: Ya he salido, tardo cinco minutos.
Jasmín: ¿Cómo? ¿Y si te llego a decir que no?
Cristina: Sabía que no me ibas a decir que no, y si me lo decías, iría a tu casa y te obligaría a dejarme entrar.
Jasmín: Que loca...
Cristina: Se me ha pegado un poco de ti. Yo ya tenía algo. Bueno, ahora nos vemos. Un beso.
Jasmín: Vale, un beso.

Cuelgo y subo corriendo, saco una ropa de cama amarilla; voy a la habitación contigua a la mía y cojo el colchón, que cuando llego a mi habitación, tiro en el suelo. Tiro también mi colchón y aparto el somier a un lado. Como ya casi finaliza la primavera, no tendremos frío al dormir en el suelo.
El timbre suena y bajo a toda prisa. Abro y allí está, con una camiseta violeta con un emoticono con cara pervertida, unos shorts vaqueros y unas deportivas blancas con rayas del mismo color de la camiseta. Trae una mochila en la que supongo que llevará el pijama y la bolsa de aseo. Le doy dos besos y la invito a pasar.

Jasmín: Siéntate en el sofá, voy a por algo para beber. ¿Qué te apetece?
Cristina: Me da igual, lo que tu traigas. ¿Podemos hablar en español? No quiero que se me olvide el idioma -nos reímos-.
Jasmín: Claro.
Cristina: Tienes una casa muy bonita. ¿La decoración es tuya?
Jasmín: Gracias, sí, si que es mía -vuelvo al salón con dos vasos de zumo de naranja natural-.
Cristina: ¿Y esos folios?
Jasmín: Son -¿ahora que le digo?- invenciones mías.
Cristina: ¿Puedo verlo? -asiento y se levanta, mira la libreta y por su cara, se sorprende- No sabía que...
Jasmín: No digas nada. No quiero que lo sepa nadie.
Cristina: ¿Por qué? Esto es magnífico, Jass.
Jasmín: Porque es mi pequeño secreto. Confío en ti, ¿vale?
Cristina: No diré nada -lo deja todo como estaba y nos volvemos a sentar-.
Jasmín: ¿Cómo llevas el tema de Liam?
Cristina: Lo echo mucho de menos, como todas a los chicos. Tengo ganas de que vuelvan, todas las noches rezo por que no les pase nada y regresen cuanto antes junto a nosotras.
Jasmín: Yo no soy muy católica...
Cristina: Yo lo soy, pero no practicante. Rezo de vez en cuando, pero no todos los días ni voy a misa ni nada de eso.
Jasmín: Yo si rezo es por algo muy gordo, y ...- mi móvil vuelve a sonar, pero esta vez no quiero cogerlo. Cris me mira esperando una respuesta, pero mi cuerpo no reacciona-.
Cristina: ¿Qué pasa? ¿Por qué no lo cojes?
Jasmín: Y-a ya voy -descuelgo-. ¿Qué quieres ahora?
…: Necesito hablar contigo, por favor escúchame -mis ojos se empiezan a mojar-.
Jasmín: No, déjame. No me llames, no me busques.
Cristina: Dame, yo hablo. ¿Quién eres? Yo creo que por su reacción no te considera una amiga. Te pido que dejes a mi niña tranquila. No sé qué le habrás hecho, pero no quiero ver sufrir a una amiga tan grande como lo es ella. No vuelvas a molestar, por favor. Gracias. Adiós -cuelga y deja el móvil sobre la mesa-. Jass, mírame. Ven aquí -nos fundimos en un abrazo, Cris es como mi hermana, esa que nunca tuve-. ¿Qué ha pasado?
Jasmín: Es-es m-muy largo.
Cristina: Tenemos toda la noche. Cuando te tranquilices, si te apetece, me lo cuentas, ¿vale? -asiento, ahora el que suena es su móvil-. Ups, perdona.
Jasmín: Tranquila, contesta.
Cristina: Hola hermanito. ¿Cómo estais? Sí, yo bien. ¿Enserio? Eso es estupendo, sigue así pequeñajo. Vale, dale un beso a todos, ya os llamaré. Y yo a ti. Adiós.
Jasmín: No sabía que tenías un hermano.
Cristina: Tiene diez años, es una ricura.
Jasmín: Yo soy hija única. ¿Se parece a ti?
Cristina: Bueno, somos morenos los dos. No tenemos mucho parecido, él se parece mucho a la familia de mi padre; yo, por el contrario, soy como mi abuela materna.

Seguimos hablando unas horas más, pero ya en la cama, por si nos quedamos dormidas. Por alguna razón no sacamos el tema de quién me ha llamado; supongo que se le ha olvidado o quizás es que no quiere que esté mal. No lo sé, pero es mejor así. Cuando llegue el momento se lo contaré todo.




~~~ 


Como bien dice el título MARATÓN. Para conpensaros por todas las semanas que no hemos subido. Esperamos que os gusten; no dejéis de leer porque queda mucha historia por delante y muchas cosas por pasar.

Gracias por todo lo que hacéis por nosotras.

Enhorabuena a Isa, su personaje Ryan ya participa en nuestra novela. Pronto pondremos una pestañita para todos los personajes.

Os quieren:

Lourdes y Cristina :)

2 comentarios:

  1. SALE MII PERSONAJEEEEE Y ENCIMA ME HAS MENCIONADOOOO!!!!!!!! Vale ya vuelvo a la normalidad, el cap esta super bien después de tanto tiempo ya era hora menos mal que ha estado bien espero el siguiente y que no tarde tanto como este please
    Besos
    MA1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja siii =3 nos gustaba tu personaje y pues hala, ya esta en la novela.
      Bueno, sentimos mucho no haber subido pero estamos en los examenes finales y... complicado.
      Muchas gracias por seguir leyendo '3'
      *Lou*

      Eliminar